El mundo 2.0 ha irrumpido en nosotros, desvelando nuestra vida 1.0. Yo me siento observado, ¿y tú…?

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Sabemos que estamos siendo observados 24h al día? ¿Qué datos saben de nosotros…? ¡Las marcas luchan por este tesoro tan valioso! Nosotros vertemos toda nuestra información personal en las redes sociales sin ningún tipo de tapujo.  Colgamos fotografías de nuestro destino de vacaciones, escribimos nuestra dirección de correo, publicamos instantáneas de nuestro bebé, escribimos el lugar en el que nos encontramos en un momento en concreto (geomarketing), anunciamos nuestros pensamientos o estados de ánimo, decimos dónde estuvimos comiendo el otro día, y manifestamos de quién somos fans. Antes, todo esto lo sabía un selecto grupo de amigos, pero ahora lo publicamos a los cuatro vientos.

Tan sólo en Facebook les decimos todo esto: (Fuente: Trend Micro). Porcentaje de usuarios que tienen accesible esta información en su perfil de Facebook.

Email: 46,1% ; Ciudad Natal: 39,9% ; Instituto: 37,9% ; Familia: 27,5% ; Universidad: 26,1% ; Empresa: 24,5% ; Cargo: 16,2% ; Teléfono Móvil: 15,5% ; Web: 14,9% ; Dirección: 7,8%

Pero no todo se centra en las redes sociales, ya que cada vez que compramos con la tarjeta de crédito, realizamos una llamada telefónica, navegamos por Internet, conducimos el coche con el GPS encendido, etc… dejamos una huella que a las empresas les interesa conocer. Según un estudio realizado por The Wall Street Journal, el negocio que mas crece en Internet es el de espiar a los consumidores.

Las compañías viven obsesionadas por contar con una información individualizada de cada cliente potencial. Necesitan saberlo todo de nosotros para ofrecernos un servicio a la carta y lo más personalizado posible. En ese tipo de tarjetas CLUB, PREMIUM O VIP con que cuentan muchas empresas, se recoge  cantidad de información nuestra que sirve a las compañías para lanzarnos de manera personal un sinfín de propuestas de servicios personalizadas, que vienen enmarcadas en campañas más generalizadas. Buscan adaptar los servicios a nuestra necesidad.

Estamos expuestos al mundo, y él nos observa 24 horas al día sin ninguna vía de escape. El mundo 2.0 ha irrumpido en nuestras vidas, desvelando nuestra vida 1.0. A veces, este fenómeno me recuerda al mito de la caverna…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s