Sin Whatsapp no puedo vivir

Siempre recuerdo cuando era pequeño que en mi casa se llamaba con el teléfono giratorio, esos de los que les tenías que dar cuerda…El día que cambiamos esas auténticas piezas de museo por los domo de Telefónica todos pensábamos que estábamos en otro planeta. Mis abuelos siempre los miraban con recelo, de hecho… Era normal,Sigue leyendo “Sin Whatsapp no puedo vivir”